Segui @EduardoKastika

Creatividad: pensar “acerca” de la caja

La frase “pensar fuera de la caja” es confusa.

Cuando nos estancamos en un problema y necesitamos soluciones que provengan de una mirada fresca, ahí sí, la frase “pensar fuera de la caja”, está bien usada.

Por ejemplo, Arquitecto, Ingeniero y Emprendedor Inmobiliario intentan optimizar los 42 metros cuadrados de cada uno de los 20 departamentos del edificio que están por construir. En el momento que alguien sugiere dejar de pensar en cada departamento y empezar a explorar áreas comunes del edificio como un todo, de cada piso o, incluso, entre departamentos; en ese caso, sí habría un pensamiento “fuera de la caja”.

Pero cuando suponemos que pensar “fuera de la caja” es dejar de lado cualquier tipo de límite, no estamos ayudando al pensamiento creativo. Lo estamos convirtiendo en pensamiento improductivo

Siempre hay “alguna caja” dentro de la cual pensamos: más o menos grande, redonda cuadrada, transparente, opaca, con materiales más o menos flexibles. Pero los límites son parte de la creatividad.

Beethoven compuso dentro de los limites rítmicos, melódicos y armónicos de su época. Los movió, es cierto, por eso fue un grande. Pero para moverlos tuvo que conocerlos y tenerlos en cuenta.

La creatividad no se logra escapando de los límites de la caja sino tratando de re-definirlos, de desafiarlos, de re-interpretarlos. Y para eso viene muy bien capacitarnos, formarnos y adquirir habilidades para comprender mejor las reglas, bordes y límites de aquellas actividades en las que nos desempeñamos.

No se trata de “pensar fuera de la caja” sino de "pensar acerca de las cajas" que desafían a nuestra creatividad y nos desafían a nosotros mismos.

Comments
blog comments powered by Disqus