Segui @EduardoKastika

Tres estrategias para incorporar la creatividad en nuestra vida

 

La frase “incorporar la creatividad en nuestra vida” puede querer decir, por lo menos, tres cosas diferentes:

1.    Creatividad en el día a día

Significa impregnar, con creatividad, la mayor cantidad posible de las actividades que realizamos.

Podemos ser creativos en el modo en que manejamos nuestro trabajo, resolvemos problemas en nuestra casa, planeamos reuniones, disfrutamos de un hobby.

En esta forma de creatividad se manifiestan cualidades como la imaginación, el ingenio, la flexibilidad, la originalidad.

No vivimos de la creatividad. Pero tratamos de vivir con creatividad. Con la mayor creatividad posible.

2.    Creatividad como estímulo

Significa estar activamente abiertos al arte, la música, la literatura, la ciencia, y, más ampliamente, a todo aquello que pueda nutrirnos gracias a su originalidad y a su valor.

Se trata de apreciar y valorar las creaciones de otros (o incluso las creaciones naturales). E incorporarlas a nuestra vida: buenas películas, exposiciones, espacios para el arte.

En este sentido, la creatividad  tiene que ver con llenar nuestra vida con arte (en el amplio sentido) y con la satisfacción y alegría que todo tipo de creación nos brinda.

3.    Creatividad como prioridad

Significa dedicar nuestra vida a crear en un ámbito particular. Aquí, sí, se trata de vivir de la creatividad.

Podemos ser creativos como músicos, como emprendedores, como científicos. Lo que importa es que comprometemos nuestra vida (o al menos un período de nuestra vida) en intentar hacer aportes innovadores en un campo determinado. Aportes que sirvan a otros, aportes que cambien la realidad, aportes que dejen huellas.

Y es la forma de creatividad en la que más subimos la apuesta. Porque organizamos nuestra vida alrededor de un proyecto.

Comments
blog comments powered by Disqus